Episodio VI: El Retorno del Jedi

Por Israel Laureano

El "Episodio VI: El Retorno del Jedi" fue la tercera película de la trilogía original de Star Wars, aunque es el sexto episodio según su cronología interna.

 
Póster original de la película (inglés).

Póster original de 1983 (español).

Tal como lo mencioné en otros posts, la escritura de la historia del "Regreso del Jedi" transcurrió sin mayores problemas así que Lucas se dedicó más a los aspectos de la preproducción de la película, empezando por el director. Al principio quería contratar a su cuate Steven Spielberg, pero había un pequeño problema: George Lucas había editado todas sus películas de forma que los créditos apareciera hasta el final y esto va contra las reglas establecidas por la Directors Guild of America (Junta de Directores de América) y esto le había causado algunas multas. Con el estreno del "Imperio ContraAtaca" al fin había logrado su tan anhelada independencia económica de Hollywood, así que renunció a esta Junta. Una de las cosas que ya no podía hacer al salirse de la asociación fue el poder contratar directores que sí estaban asociados. Y eso es exactamente lo que pasó con Spielberg. Legalmente, Lucas ya no podía contratar a Spielberg, así que buscó otro directores. Le ofreció la chamba a David Lynch que la rechazó porque pensaba que "El Regreso del Jedi" iba a ser más una visión de Lucas y él realmente no la iba a dirigir (bien por Lynch, "El Regreso del Jedi" fue exactamente lo que predijo), se acercó a David Cronenberg que igual la rechazó. Finalmente se acerco al director Richard Marquand (que tiene fama de artesano y maquilador, antes del resgreso del jedi solamente había dirigido tres películas sin mucha importancia) para dirigir la película y él aceptó sin reparos; pero George Lucas iba tan seguido al set de filmación, intervenía tanto y metía tanto sus narices en todo que hay quien dice que más que productor debería considerarse "co-director".
Aunque la historia ya estaba escrita por Lucas, el guión fue desarrollado por él mismo y por Lawrence Kasdan (con la participación no acreditada de David Peoples y Marquand). Kasdan le comentó que "El Retorno del Jedi" era un título muy débil, por lo que Lucas lo cambió a "La Venganza del Jedi"; unas semanas antes del estreno de la película le cambió otra vez en título al "Retorno del Jedi" argumentando que "venganza" no es un concepto contemplado en la filosofía jedi. Sin embargo, ya se había hecho un trailer bajo éste título y el cambio estuvo tan cerca del estreno que no se pudo corregir a tiempo.

Póster del teaser del Episodio VI con su título original. Todos los trailers, teasers y cortos con éste título fueron corregidos. Creo que a México no llegó ninguno de los originales (y en ese tiempo no existía la WWW).
Otro problema fue la participación de Harrison Ford: él había sido contratado para estelarizar el "Episodio IV: Una Nueva Esperanza" y para protagonizar una secuela. Se podía hacer otro contrato para el "Episodio VI", pero ahora Ford ya tenía status de superestrella puesto que había protagonizado los capítulos de Star Wars y "Raiders of the Lost Ark", además de otras producciones que le habían proporcionado buena fama ("Blade Runner", "Apocalypse Now") por lo que su contrato iba a salir caro, así que a Ford se le ocurrió una idea bastante lógica: solamente aparecería al principio de la película y moriría en acción autosacrificandose para salvar a sus amigos, Kasdan concurría con estas ideas pero Lucas se opuso total y firmemente (en una entrevista de 2010 a Gary Kurtz, co-productor de la saga, dijo que el guión original [en sus primeras versiones] contenía la idea de Ford: la muerte de Han Solo que ocurriría en la batalla en la luna de Endor, también consideraba a Luke Skywalker como héroe trágico, quedándose solo y alejándose de la rebelión para reconstruir la orden jedi, como un héroe de spaghetti western; la rebelión quedando a cargo de Leia. George Lucas abandonó ests ideas porque un final feliz para la saga aseguraría altas ventas para todos los artículos relacionados con Star Wars) así que al final recontrataron a Harrison Ford para que participara durante toda la película.
Otros puntos que se consideraron en el guión pero no se quedaron:
Yoda ya no iba a aparecer en el episodio VI, fue Marquand -el director- el que consideró escencial que Luke regresara al sistema Degobah para resolver el dilema presentado en el "Imperio ContraAtaca"; además -siempre en aras de la comercialidad- Lucas también consideró escencial la escena en que Yoda le confirma a Luke que su padre es Darth Vader. Esto después de hablar con un sicólogo infantil que le dijo que la mentira no encaja en los conceptos de los niños, y ni siquiera lo podrían asimilar con un super-villano como Darth Vader.
El Milennium Falcon se iba a usar como transporte en la luna de Endor, no iba a usarse en la batalla.
Obi Wan Kenobi iba a regresar a la vida desde su existencia en la fuerza.
Y la más famosa porque era una de las visiones de Lucas: los ewoks iban a ser una tribu de wookiees (ellos sí guerreros feroces y arrojados), pero Lucas decidió -en aras del dinero- usar a los ewoks para recompensar los sentimientos de fidelidad infantil y ganar adeptos ante la audiencia femenina.

Usar a los ewoks fue una de las peores ideas (pero una bastante redituble, genero dos películas para TV: Caravana del Coraje: Una aventura Ewok y Ewoks: La Batalla de Endor, así como una serie animada, varios libros y videojuegos) en la saga de Star Wars (superada con creces por varios conceptos del "Episodio I"), al respecto escribí un pequeño post que publiqué en una lista de correo hace unos años:

Querido consejo jedi:

Una de las imágenes más fuertes y más arraigadas en la mente popular es la del
héroe: fuerte, hábil, galán, bueno para los guamazos y hábil con las armas,
arriesgado, valiente, etc., etc. Y cuando se trata de presentar a un héroe o
grupo de héroes que salvan no sólo una situación, ni se salvan a sí mismos, ni a
un grupo de amigos, ni a una comunidad, ciudad, país o planeta, sino que salvan
una galaxia entera y tienen relevancia en una guerra galáctica, todos babeamos
por ver la imagen de un ser (hombre, mujer, extraterrestre o hasta un robot) que
cumpla con las expectativas; en vez de eso, George Lucas nos dio a los Ewoks y a
Jar-Jar Binks.

Todos recordamos que los Ewoks tuvieron una participación descisiva en la
batalla de Endor y la derrota definitiva del imperio. Uno se imagina que una
tribu que hace eso, por primitiva que sea, debería estar compuesta por guerreros
tan feroces, arrojados y hábiles como los sioux, los mexicas o los samurais
japoneses; en vez de eso nos enseñan unos monitos que, además de peluditos y
chiquitos, tienen la única gracia de hacer suspirar niñitas y arrancar grititos
cursi de “¡que tiernos!”, y nos quieren embutir el cuento de que gracias a ellos
lo rebeldes ganaron su revuelta galáctica, y no sólo eso: fueron capaces de
derrotar al ejército elite de las tropas imperiales protegidas con armaduras
llenas de comunicadores y sistemas térmicos, capaces de aguntar varios golpazos
sin siquiera sufrir un rasguño y armadas con rifles láser de potencia ajustable,
speeders y caminadores todo terreno imperiales (AT-ST walkers) usando solamente
¡palos y piedras! Y protegidos por sus gabardinas estilo cantinflas; bueno, una 

hazaña de magnitud comparable a las aventuras de Lola la Trailera.

El personaje de Jar-Jar Binks tiene una posición estratégica en la historia de
la “Amenaza Fantasma”. Uno se imagina al personaje involucrado en el rescate de
la reina Amidala, la carrera de Boonta Eve, el reclutamiento de Anakin
Skywalker, la batalla de las llanuras de Naboo, etc, etc., como un sapo galán y
simpático capaz de avergonzar al 007 y no a un anfibio baboso y torpe que ni
siquiera habla bien.

El arquetipo del héroe ya está muy bien establecido. Seguir este estereotipo al
pie de la letra es un poco chocante, se necesita una historia muy fuerte y
absorbente para diluir la imágen del héroe y que no sea tan antipático: por
ejemplo, la saga de Indiana Jones.
Pero romper este esquema impunemente e irse al extremo de presentar héroes
blandengues, idiotas o “lindos”, también se castiga severamente..., bueno, en el
sentido de la fantasía y la ciencia ficción. Es lo que le está pasando a George
Lucas: los héroes que deberíamos admirar y poner como ejemplo son los más
odiados y repudiados: los Ewoks y principalmente Jar-Jar Binks, al quisieramos
linchar todos los fanáticos, o por lo menos que se lo escabeche Anakin Skywalker
(en su faceta de sith, claro).
Y los villanos a los que deberíamos odiar con odio jarocho se han convertido en
los anti-héroes más populares de la CF: Bobba Fett (y claro, Jango Fett) y, por
sobre todas las cosas, el temible Darth Maul.



Y por desgracia eso es lo que le pasó a todos los personajes de Star Wars; de ser un cínico insolente y gandalla, Han Solo pasó a ser un mandilón galáctico. De ser una mujer valiente, inteligente y hábil, la princesa Leia pasó a ser una vieja mandona basada en el estereotipo femenino hollywoodense: una mujer que no es nada sin su hombre. Y Luke Skywalker pasó de ser alguien que busca su destino a ser alguien a quien le pasan cosas, sin mostar entereza ni valor.






El regreso del inge y los vengativos malditos.
Meshiko Tenochtitlan  02.04.11
---------------  TRASMISION  INTERRUMPIDA  -------------------------


¡Leelo Completo!
Bookmark and Share
Print