Los vampiros y el lugar común

Por Israel Laureano

En la reseña del libro "Inquieta Compañía" de Carlos Fuentes hago una reflexión en el relato "Vlad" y el lugar común, y mencionaba que Fuentes considera al lugar común de una forma más..., amable, diciendo que el lugar común es una oportunidad para mostrar el punto de vista del autor.



La novela corta "Vlad" retoma la anécdota del Drácula de Bram Stoker, toda su historia es un lugar común, una idea ya explorada por alguien más, un relato sin sorpresas y predecible, donde lo divertido es encontrar las diferencias y coincidencias entre los diferentes relatos... Y poder concentrarse en las habilidades literarias del autor (Fuentes dixit, bueno, más o menos).

A partir de lo que escribió Fuentes, llego a la conclusión de que simplemente querer abordar el tema de los vampiros ya amenza ser un lugar común. Solamente que..., no lo es. Muchos escritores lo consideran un reto y una herramienta y han logrado, de una forma u otra abordar esta temática de forma bastante creativa y original y siguiendo los cartabones de Fuentes, han logrado dejar plasmada su visión personalísima en el tema.

Desde el relato clásico "Drácula" de Bram Stoker que estableció el arquetipo clásico de lo que debería "ser" un vampiro, pasando por el "Nosferatu" de Murneau que definió el arquetipo de cómo debe "verse" un vampiro, su ambiente, su castillo, su misterio, hasta el "Drácula" hollywoodense basado en la adaptación teatral de la obra de Stoker definiendo de una vez y por todas el aspecto caballeresco, correcto y exótico de los vampiros -emh- "decentes". Estos arquetipos han dominado la literatura y la forma de verse en el ambiente vampírico.

Sin embargo, en la literatura primero y el el cine después (a partir de la década de los 60) se han hecho obras que utilizan a los vampiros como personaje o al vampirismo como temática. Lovecraft, Cortázar, entre otros lograron construir historias que no se basaban en los arquetipos establecidos. En el cine se desarrollaron historias que hacía la revisión del mito vampírico usando elemente ya vistos y basandose en tramas no tan arquetípicas y sí bastante originales: "La Danza de los Vampiros" (The Fearless Vampire Killers) de Roman Polanski, 1967, donde la historia es vista de un punto de vista cómico y erótico (hasta donde lo permitía la moralina de la época) o la superoriginalísima "El Ansía" (The Hunger) de Tony Scott, 1983 donde se presentan vampiros muy, pero MUY diferentes al arquetipo, vampiros sádicos, indiferentes al sufrimiento inmortal de otros, donde se mezclan erotismo y horror, donde se muestran efectos de verdadera inmortalidad vampírica y vampiros humanos que sufren una muerte en vida.



Obviamente hay que mencionar las películas que han redefinido los esquemas vampíricos: "Los Muchachos Perdidos" (The Lost Boys), Joel Schumacher, 1987, donde los vampiros ahora son adolescentes, fuman, beben, ya no son tenebrosos ni decadentes, ya no se usan los ataúdes ni castillos o ruinas abandonadas, ya no hay nieblas misteriosas; igual los caza-vampiros: ya no son viejitos eruditos y sabios como el Van Helsing de Drácula o el profesor Abronsius de la Danza de los Vampiros, ahora son adolescentes freaks, fanáticos de los cómics y películas de horror o la película que ha redefinido definitivamente a los vampiros: "Entrevista con el Vampiro" (Interview with the Vampire), Neil Jordan, 1994; aunque Anne Rice escribió la novela en 1973 y se la publicaron hasta 1976, la película definió la forma en cómo debe "verse" el vampiro: ya no son caballeros impecales con colmillos ocultos o discretos, ahora son seres físicamente atractivos, con ojos de color claro, casi translúcidos (ojitos pajaritos), obviamente queda obsoleta la imagen grotesca, tenebrosa, apenas humana del conde Orlok (Nosferatu), ya muy atrás quedaron los ataúdes y guaridas, la imagen del castillo o cripta abandonada y ruinosa y quizá lo más importante: ante la diversidad religiosa moderna, eso de que los vampiros le teman a los crucifijos ya quedó en el olvido.

Hay que tener en un lugar muy especial la superoriginalísima "Cronos" de Guillermo del Toro, 1993, donde el vampirismo no se trasmite a través de mordidas o por la sangre vampírica, sino por un aparatito que asegura la inmortalidad (fue inventado por un alquimista del siglo XVI y es llamado cronos), sin embargo, el precio de la inmortalidad es el vampirismo.



Ni "Cronos" ni "The Hunger" han tenido seguimientos culturales, a pesar de los brillos de su trama ("The Hunger" es tan poco hollywoodesca que fue despreciada por la industria cinematográfica), en cambio películas como "The Lost Boys" o "Interview with the Vampire" sí que influenciaron la estética vampírica, lo podemos ver en películas como "Underworld", "Twilight" o incluso la serie de TV "True Blood" donde los vampíros son jóvenes, atractivos, con un estilo de vida de rock star, cosmopolita e inteligente.
Guillermo del Toro ha logrado seguir una estética diferente: los vampiros como jóvenes postmodernos, más que eróticos, sexuales y reventados, pandilleros, con grandes habilidades de pelea, aunque en "Blade II" presenta vampiros mucho más cera de la estética "Nosferatu".

En fin, muchos arquetipos se han roto o se han disuelto en el tiempo. El simple hecho de escribir sobre vampiros o vampirismo sería ya casi un lugar común, pero uno puede tomar el enfoque de verlo como un reto al tratar de hacer algo novedoso con elementos tan comunmente conocidos.

Portada de un libro alemán sobre vampirismo, siglo XVIII.

Vampírico inge y los muertos en vida malditos.
Meshiko-Tenochtitlan 17.09.09
------------------ FIN DE TRASMISION ---------------------------

Bookmark and Share
Print

4 Comentarios:

  1. X dijo...

    Eh, Inge, te has dejado fuera la que probablemente es la mejor novela de vampiros de los últimos 40 años. Salem's Lot, de Stephen King. Incluso David Pringle la considera como una de las mejores novelas de Fantasía.... Y si no la has leido, te la recomiendo.. hará que se te caigan las calcetas =P

  2. Flor de Luz dijo...

    A mi me gustaron La Reina de los Condenados y Lestad de Anne Rice. Incluso la pelí de la Reina de los Condenados aunque muy atrás del libro no me parecio "tan mal"...

    Y si aunque es un tema del que se ha dicho mucho, no por eso tiene que ser "un lugar común" ya que cada uno puede aportar cosas interesantes ó nuevas incluso en contra de los "estereotipos" propuestos.

  3. Ricardo L. dijo...

    By all means, Salem's Lot, yes indeed....Nextr to Bram Stoker's this is absolutely the best vampire story ever---the scene where the guy tries to desinfect a vampire's bite on account of microbes just blew my mind....

  4. Israel Laureano Lazcano dijo...

    Me gustaría haber mencionado muchas películas de vampiros que fueron muy buenas y tuvieron un gran impacto cultural, pero el objetivo del post era mencionar la forma en que manejaban la figura del vampiro, su "look" y la ambientación. Salem's Lot tiene el gran mérito de iniciar uno de los arquetipos StephenKingianos: los amuletos (crucifijos, agua bendita, piedras de la suerte, reliquias, lo que sea) solamente sirven cuando tienes fe en ellos.
    Las novelas "Lestat, el Vampiro" y "La Reina de los Condenados" de Rice siguen la estética ya establecida por "Entrevista con el Vampiro"; no es que sea lugar común, es al revés: Rice logró establecer nuevos estándares del, esteee... "look and feel" vampírico, y eso es lo importante.