Bastardos Sin Gloria (Inglourious Basterds)

Por Israel Laureano

Inglourious Basterds es una película del director Quentin Tarantino (los datos completos de la película se pueden consultar el el post de "Malditos Bastardos (Inglorious Basterds) de Quentin Tarantino".

Uno de los pósters promocionales.

Esta es una crítica a la película y reflexiones derivadas de ella, pero algunos párrafos pueden considerarse spoilers o que revelan lo suficiente de la trama para el gusto de algunos.

Cuando vi los promocionales de la película se me quitaron las ganas de ir a verla, a pesar del nombre Tarantino (o quizá debido a esto, usar un nombre aprovechándose de su fama me da mala espina), sobre todo por las fotos promocionales donde se mostraba a un Brad Pitt demasiado exagerado en su papel, casi caricaturizando al personaje. Su inclusión en el festival de Cannes también me pareció forzada, como si la hubieran incluido solamente por ser "una de Tarantino".

Brad Pitt en los promocionales. La sola pose ¿no se ve como una actitud soy-muy-malo-aunque-parezca-niño-bueno? Por eso no tenía muchas ganas de verla.

Todo cambio cuando el propio Tarantino vino a México a promocionar su película. Una de las cosas que mencionó es que se podría considerar propaganda, propaganda anti-nazi; esto redefinió completamente mi punto de vista: considero a la propaganda y la publicidad algo muy tendencioso, muy básico, infantil, que trata de manipular a los espectadores a un nivel primitivo, elemental, emocional. Es muy emocionante tan sólo pensar que Tarantino utilizó todo esto adaptándolo a su estilo. Iba a ser muy (pero MUY) interesante ver el resultado de los jueguitos tarantinescos.

Hasta que llegó Quentin Tarantino y nos explico a nosotros, bola de humanos de poca fe, de qué lado masca la iguana.

Y sí. Sí fue muy interesante. Sí se justificaba mi emoción. Sí fue un espactáculo total y absolutamente tarantinesco.
La película se promociona como de guerra porque está ambientada en la 2a guerra mundial, todos los personajes y la trama corresponden a esa época, aún así, esto no es totalmente atinado porque no tiene acciones bélicas y está más cerca del género dramático y de intriga que del género bélico. Más que acción, la trama se basa en el intercambio de información tcc (también conocido como) diálogos. Al igual que éstos, las situaciones y ambientación son totalmente tarantinescos, el estilo de la película está basado en los spaghetti westerns y en el cine bélico italiano de la década de 1960 (conocido como "macaroni combat"). De hecho, el título se basa en el título de una película macaroni combat "The Inglorious Bastards" (Enzo Castellari, Itlaia, 1978), los errores de deletreo "Inglourious Basterds" son a propósito y Quentin Tarantino ha dicho que esa es la manera tarantinesca de deletrearlo.

Como mencionaba, la película, más que de acción, se inclina más por el cine negro y de ucronía.
Cine negro: Uno o más fracasados, sicópatas y/o antihéroes hacen todo su esfuerzo por alcanzar un objetivo. El medio de conseguirlo incluye violencia, tanto física, moral, intelectual y sentimental y a veces mueren en aras de conseguir su objetivo (jamás se preguntan si su objetivo en realidad vale su vida o si tienen alguna otra opción de cumplir su meta).
Ucronía: Historia alternativa. Los famosos escenarios Que-Pasaría-Si (What-If).

La trama, en forma sinóptica, es bastante sencilla: en 1941 se forma en Estados Unidos una unidad de combate llamada "Basterds" con el único objetivo de matar nazis como una forma de venganza judía y para sembrar terror entre los alemanes como una forma de allanar terreno ante los próximos aterrizajes en Normandía.
En París, mientras tanto, el propio Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi, planea el estreno de una película de propaganda llamada "Stolz der Nation", Fredrick Zoller, el héroe y protagonista del film, convence a Goebbels de estrenar la película en el cinema de Emilienne Mimieux (nueva identidad de Shoshanna Dreyfus, judía fugitiva de la carnicería nazi).
Como resultado de esta decisión, todo el estado mayor nazi (Hitler incluido) va a reunirse en el pequeño cine, dando la oportunidad de venganza a Shoshanna y llamando la atención de los británicos que forman una alianza con los basterds gracias a los servicios de la agente doble Bridget von Hammersmark.

Tarantino finaliza su fantasía propagandística matando a Hitler y a todo su estado mayor gracias al incendio que Shoshanna provoca en su propio cine (ataque que le cuesta la vida), a las bombas plantadas por los basterds y al propio ataque de dos de ellos.
Al final, Tarantino muestra una pequeña reflexión a través de unas cuantas escenas: el ataque fue un éxito gracias al Standartenfürer Hans Landa (alias "El Caza-Judíos"), así que éste hace arreglos para rendirse a los americanos, que le perdonen sus crímenes de guerra y pueda vivir retirado y seguro; pero el teniente Aldo Reine (el líder de los basterds) le marca una esvástica en la frente con un cuchillo de monte.



Según la trama, Hans Landa (personaje basado en el tristemente célebre Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo nazi, inteligentemente cruel e inhumano, hasta los propios nazis le tenían miedo) es responsable directo de la muerte de miles de judíos y responsable del terror en Francia, y al final piensa retirerse en paz con todos sus crímenes de guerra perdonados y olvidados. Aldo Reine no lo mata ni tortura por sus crímenes, simplemente le hace una marca permanente. La pregunta obvia es: ¿parece justo? Y la respuesta obvia es .
Después de todo los crímenes de guerra de Landa fueron tan horribles y de consecuencias tan funestas que una marca corporal está más que justificada, sobre todo cuando uno piensa que los peores pecados de la humanidad es el olvidar su propios pecados o (lo peor de lo peor) creer que nunca se cometió tal pecado.
Pero hay una respuesta que no es obvia: no es si lo debería marcar o no; es que eso NUNCA debió haber sucedido. En mi post "Hitler y la teoría de las manzanas podridas" de mi otro blog "Entre la Maldición y las Estrellas" expongo mi posición acerca de que el encumbramiento de Hitler y anormalidades humanas como él depende de las fuerzas socio-económicas imperantes en ese momento; si toda la población alemana en ese tiempo no hubiera estado tan desesperanzada e ignorante, tan necesitada de ánimo al grado de atacarse ellos mismos, no hubieran aceptado el liderazgo de un fanático como Hitler.

Actualmente toda la humanidad compartimos el punto de vista de que el holocausto jamás debe repetirse, pero cerramos los ojos ante el holocausto que están haciendo los israelíes entre los palestinos, volteamos a otro lado cuando los estadounidenses culpan de terrorista a cualquiera que les caiga mal y les avientan bombas, tanques, aviones, barcos y todo lo que tienen a pueblos que ni la deben ni la temen. Hacemos como que la virgen nos habla ante las atrocidades de China, México, Colombia y muchos países africanos contra sus etnias minoritarias. Todo esto no se evita con guerras ni revoluciones, no sirven protestas ni manifestaciones, lo único que necesitamos es conocimiento, información, pensamiento, sabiduría y tener un criterio abierto.

Me llamaron mucho la atención dos puntos acerca de esta película: me he encontrado gente que piensa que Tarantino es un genio solamente porque todos lo dicen, y luego ven esta película y quedan decepcionados. Me pregunto si la causa no será porque ya están tan educados con hollywood y su comercialización que cualquier cosa que no entre en ese patrón les causa extrañeza y decepción. Realmente no sé, solamente me lo pregunto.
El otro punto es el manejo de la fantasía desde la perspectiva de Tarantino, es decir, todos sabemos que tanto Hitler como todos los nazis principales no murieron así (de hecho, Hitler solamente estuvo en París una vez, cuando los nazis recién habían conquistado Francia, en 1941). La película muestra una fantasía tarantinesca, como lo mencionaba yo al inicio del post, totalmente infantil, primitiva, básica, que apela más a nuestras emociones y preconcepciones del bien y el mal que a nuestra razón o juicio. Y no por esto es malo o inferior, en lo personal no soy muy fanático del estilo Tarantino y sigo considerando que la obra maestra de Quentin Tarantino es "Pulp Fiction" (Tiempos Violentos le pusieron en México), pero la considero una película MUY buena y que invita a reflexión.

Este tipo de fantasía se llama ucronía y raya ya en la ciencia ficción. Siendo un tema por demás amplio e interesante lo voy a tratar en otro post más..., estee..., cienciaficcioñero.



Tarantinesco inge y los basterdos malditos

Bookmark and Share
Print