Colaboración: TEST ASIMOVIANO DEL AMOR

Por X

Y, sí, ya sabemos que San Valentín ya pasó. Y que eso de los tests es tan... Cosmo. Pero ¿cómo podíamos resistirnos a publicar uno taaaan relacionado con uno de nuestros autores favoritos y Godmaker honorario, el buen Doctor A? Además, nos daba la perfecta excusa para invitar a participar en el blog a Mauricio Torres, a.k.a. Genovi, de GrupoAsimov, de quien esperamos ver nuevas colaboraciones en el futuro cercano.

Test de la Perfecta Pareja Asimoviana

por Mauricio Torres


Si eres un ferviente asimoviano y deseas saber el futuro que te espera en el amor, elige la respuesta que mejor refleje tu realidad de pareja en cada situación:

  1. El día de su cumpleaños le regalas a tu pareja una bufanda, a pesar de que están a la mitad del verano y la temperatura media en la región es de 28° C. Al deshacer la envoltura él (ella):
    1. Se arroja a tus brazos diciéndote “¡Justo lo que quería! Me has leído el pensamiento ¡Mi Giskard, mi Primer Orador!”
    2. Te dice: “¿Qué le vamos a hacer? siempre he dicho que no eres precisamente un Salvor Hardin”.
    3. La arroja a la gaveta donde guarda todos los regalos que le has hecho y comenta “Sugerencia de tu mamá, ¿verdad?”.
    4. Sale del baño con la bufanda como toda vestimenta y dispuesto(a) a retribuir tu regalo.
  2. Cada tarde al regresar a casa tu pareja te recibe diciendo:
    1. ¡Bienvenido(a)! ¡Hoy jugamos a Trev y la Alcaldesa Branno!
    2. ¡Por fin llegas! Ya pareces recolector de basura espacial de Marte.
    3. Tengo un dolor de cabeza terrible, así que por favor hazte cargo de los niños y no me molestes porque me voy a dormir.
    4. Adivina para qué envíe a los chicos con los abuelos....
  3. Has organizado una cena romántica sorpresa para celebrar su aniversario. Tu pareja reacciona:
    1. Suspirando “¡Esto me recuerda aquellas horas de Elijah y Gladia a solas en la nave!”
    2. Renegando “¡Siempre tirando el dinero! ¿Por qué no piensas en el futuro, como Hari Seldon?”
    3. Irónicamente “¿Y ú crees que con una cena se me va a olvidar todo lo que me has hecho en el año?”
    4. Poniendo música suave y llevándote a bailar... a la recamara.
  4. Sufriste una caída con luxación de tobillo. Él(ella):
    1. Te atiende con toda delicadeza, como Susan Calvin con Lenny.
    2. Te manda al trabajo sin miramientos. ¿Acaso Dors se fijó alguna vez en los golpes que podía recibir?
    3. Levanta la vista al cielo y exclama: ¿Por qué me tenía que tocar este(a) torpe justo a mí?
    4. Se acerca de inmediato para darte un masaje... de cuerpo entero.
  5. Llegan a una ciudad desconocida en un país diferente. El equipaje (con el dinero) se ha extraviado. Tu pareja:
    1. Se emociona y se prepara para la aventura juntos como Bayta y Toran a la búsqueda de la Segunda Fundación.
    2. Se queja de que viajar contigo es peor que hacerlo con Petersen.
    3. Se lamenta de no haberle hecho caso a su mamá que tantas veces le dijo que tú no le convenías.
    4. Te dice que pensarán en los problemas después, pues nunca lo han hecho en ese lugar...
  6. Quieres mantener la llama de la pasión y le dices que quisieras intentar alguna nueva manera de hacer el amor. Él(ella):
    1. Te propone poner en práctica dos o tres ideas que le copió a Bless.
    2. Te escupe y te espeta que eres más sucio que Ragusnik.
    3. Te manda a volar, junto con tu sucia y perversa mente.
    4. Te da una demostración práctica de lo que se le ha estado ocurriendo últimamente.
  7. ¡Ganaste la lotería! Lo primero que tu pareja hace es:
    1. Proponerte un viaje a Mannhatan para visitar los sitios que frecuentaba el Buen Doctor.
    2. Declarar que eres justo como el Ranger del Espacio: Lucky (suertudo), porque cuando por fin logras hacer algo, es por pura suerte.
    3. Cancelar el proceso de divorcio que había iniciado en el que exigía el 50% de tus bienes y jurar que no te dejará a sol ni a sombra, ya que necesitas de su sentido común para administrar adecuadamente la fortuna de ambos.
    4. Correr a adquirir sábanas de seda y varios juegos completos de la lencería más fina para dama y caballero.
  8. El telegrama informándote del premio era un error. En realidad era para tu vecino. Entonces él(ella):
    1. Te tranquiliza y te recuerda que los Príncipes Comerciantes jamás dependieron del destino para prosperar.
    2. Jura que eres un desastre peor que Azazel y que tienes una suerte peor que la de Arthurt Trent y como ya hiciste que se entusiasmara, aunque no tengas un centavo, tendrás que cumplirle todos sus deseos, aun si para ello le tienes que vender el alma al Diablo, como Isidore Wellby.
    3. Inicia un nuevo proceso de divorcio, exigiendo esta vez ¡TODO! Y empieza a cortejar a la(el) vecina(o).
    4. Te dice que ya que compraron las sábanas y la lencería, lo mejor que se puede hacer es... ¡Usarlas, por supuesto!
  9. Tu pareja se siente especialmente apasionada justo cuando tú has tenido un mal día y lo único que te apetece es cenar e irte a dormir de inmediato. Cuando lo nota, él (ella):
    1. Te dice que aunque seas tan escurridizo como Louis Peyton, él(ella) es tan persistente como Andrew Martin y quizá al día siguiente se podrá desquitar, por lo pronto, te da un beso en la frente y te manda a dormir tras prepararte una cena ligera.
    2. Declara que pretender tener sexo contigo es más ingenuo que pensar en tenerlo con un solariano y que no te sorprendas si un día de estos se larga en una nave al Extremo de las Estrellas.
    3. Se larga en busca de lo que tú eres incapaz de ofrecerle y dice que no tiene porque vivir en la abstinencia solo porque tú eres un impotente o una frígida.
    4. Te ofrece una copita de vino y un masaje para que relajes y, sin que tú te des cuenta en qué momento, de pronto se ha convertido en un masaje sexual que estás disfrutando a tope.
  10. Tu suegra nunca te ha querido demasiado, pero te encuentra particularmente odioso(a) desde que le regalaste aquel vestido que resulto ser tres tallas mayor de lo debido. Entonces tu pareja te dice que:
    1. Aunque a veces no actúas como un genio al estilo de Genovi 41, solo el Mulo podría obligar a otros a quererle, así que no debes preocuparte demasiado, después de todo, tiene su lado comico.
    2. Eres más patético que Gaal Dornik recién llegado a Trántor y que si no fueras tan ridículamente ingenuo como los Enciclopedistas, habrías comprendido que comprarle un vestido a tu suegra es casi como provocar tu propia crisis Seldon.
    3. Seguramente lo hiciste a propósito, pues siempre te las arreglas para ofender a quienes él(ella) quiere y que nunca debió fijarse en ti y que eres lo peor que le puede pasar a una persona y que seguramente nunca le quisiste de verdad... y sigue así por otros 45 minutos, sin detenerse mas que para tomar aire.
    4. Si de verdad te preocupas de la ropa, existen ciertas prendas de encaje que te pueden ayudar a olvidar el incidente y concentrarte en cosas más agradables.

Resultados:

Si en tus respuestas predomina la opción a), ¡Felicidades! Tu pareja es tu alma gemela. Su amor por Asimov es solo superado por su amor por ti.

Si en tus respuestas predomina la opción b), has encontrado a un(a) verdadero(a) asimoviano(a). ¡Que pena que eso no te sirva de nada en tu relación!

Si en tus respuestas predomina la opción c), ¡Lástima! A él(ella) Asimov le importa un comino. Aunque pensándolo bien, ese es el menor de tus problemas.

Si en tus respuestas predomina la opción d), tu pareja no se da por enterada de que existe un tal Isaac Asimov, pero la verdad... ¿quién se va a preocupar por eso? ¡Suertudo(a)!

Y si no identificaste a algún personaje, o no entendiste alguna alusión asimoviana, ¡Perfecto, es un buen pretexto para seguir leyendo al Buen Patillas!

Bookmark and Share
Print

1 Comentarios:

  1. X dijo...

    A mi me ha salido todo "C"... es grave???