Los propios (y asimovianos) dioses

Por Israel Laureano

A veces las ideas para escribir una historia de ciencia ficción provienen de fuentes y momentos por demás inesperados.

En enero de 1971, en una convención de ciencia ficción, el autor Robert Silverberg justificaba y alababa su estilo de escribir ciencia ficción (Silverberg siempre desarrolló historias cienciaficcioñeras sicológicas y destacando el lado romántico de la historia). En su discurso decía "... hablar de romance es más importante que hablar de.... em... plutonio 186"; otro panelista en esa convención era Isaac Asimov. Su formación académica como bioquímico le hizo consciente que el isótopo plutonio 186 no podría originarse de forma natural, sería inestable, con las leyes físicas de este universo, por lo menos. Se lo comentó a Silverberg, ("No existe tal isótopo..., y de hecho no podría existir") pero él le aclaró que dijo "plutonio 186" como una forma de referirse a la ci-fi hard (bueno, en realidad la respuesta fue "¿Y qué?", pero recordémoslo con amabilidad).


Posición del plutonio en la tabla periódica. El isótopo de más larga duración es el plutonio 244, tiene 94 protones y 150 neutrones.


Pero la idea continuó dando vueltas en el cerebrote de Asimov pensando en las leyes naturales que harían inestable al plutonio 186 (la fuerza fundamental que impediría la formación del isótopo es la fuerza nuclear fuerte, el plutonio 186 se degradaría radioactivamente hasta estabilizarse en el isótopo tungsteno 186). ¿Qué pasaría si existiera un universo donde la atracción nuclear fuerte fuera 100 veces mayor? ¿Y el tungsteno 186 fuera tan inestable que se desintegrara radioactivamente hasta estabilizarse en plutonio 186?

La temática ci-fi de Asimov siempre se había apoyado en seres humanos y robots y había recibido algunas críticas porque nunca tocaba el tema de extraterrestres ni sexo (una temática de moda en esos tiempos), así que empezó a armar una historia acerca de un universo paralelo, sus habitantes y sus esfuerzos por sobrevivir intercambiando plutonio 186 por tungsteno 186 para obtener energía en su universo que ya está agonizando (una de las formas más probables de muerte de nuestro universo sea por entropía).





Portada de la 1a edición en inglés de la novela (doubleday, 1972).










Sin embargo, Asimov no abandona su estilo literario ni sus temáticas principales (misterio, intrigas, interacción y política entre humanos) para armar la totalidad de sus relatos.

Trama.
La historia está estructurada en tres partes identificadas con segmentos de la frase "Contra la estupidez (1a parte)... los propios dioses (2a parte)... ¿luchan en vano? (3a parte). Originalmente estas parte fueron publicadas como historias consecutivas en una revista.
En general la historia relata acerca de un universo paralelo y agonizante que intercambia materiales con nuestro universo. El material es estable en su universo de origen y altamente radioactivo en el otro universo, de esa forma ambos universos obtienen energía gratis, es decir, sin invertir tiempo ni esfuerzo. Sin embargo, la alteración de partículas y antipartículas entre universos alternos empieza a ocasionar un daño acumulativo.
En el universo humano este daño acumulativo va a ocasionar que el Sol estalle en forma de supernova, así que se debe encontrar una solución antes de que sea tarde.

Los habitantes del universo alterno (seres etéreos y con un cuerpo sutil y casi inexistente capaces de abandonar su forma física para fusionarse con otro cuerpo, y seres duros -con cuerpo- pero más maduros e inteligentes que los blandos, por supuesto todos ellos más inteligentes que los humanos) tienen la esperanza secreta de producir la supernova para de esa forma aprovechar la energía ya que las estrellas de su universo se están apagando. Una de las integrantes de ese universo deduce el peligro para el otro universo y trata de avisarles.

Un científico investiga al proceso de transferencia de energía entre universos y se da cuenta del peligro. Dando una muestra genial de ingenio (recurso característico en los relatos asimovianos), da con una solución que va a salvar ambos universos.

Contra la estupidez...
La primera parte se desarrolla en la Tierra donde Frederick Hallam, un físico no muy hábil descubre que el contenido de un viejo contenedor ha sido alterado. Al principio acusa a sus colegas de haber manipulado la muestra, pero ante las retadoras palabras de Denison, un rival científico ("¿y eso cómo puede saberlo usted?", le dice), Hallam investiga y descubre que la muestra del isótopo tungsteno 186 se ha transformado en el isótopo plutonio 186. Dado que el Pu186 es altamente inestable, no hay forma de que la muestra de tungsteno se haya transformado espontáneamente o de forma natural, así que Hallam propone la explicación de que la muestra viene de un universo paralelo que transforma el tungsteno 186 en plutonio 186.
Esta explicación resulta ser correcta y se desarrolla una central de energía aparentemente limpia, infinita y gratuita: "la Bomba de Electrones" (The Electron Pump).
Un joven e idealista físico llamado Lamont está escribiendo la historia de la Bomba pero empieza a encontrar detalles que le hacen sospechar del "invento" de Hallam. Lamont se convence de que la Bomba de Electrones realmente fue un invento de los "para-hombres" (los habitantes del universo paralelo), nota incluso que mandaron instrucciones (aunque solamente se han podido comprender los diagramas, no la parte lingüística); para la comprensión y traducción del idioma de los para-hombres, Lamont pide ayuda al lingüista Bronowski que ha logrado descifrar y traducir textos etruscos. Empero, cuando Hallam se entera de las investigaciones de Lamont, se pone furioso al sentirse desplazado de la titularidad del invento y destruye la carrera de Lamont; a pesar de esto, tanto Bronowski como Lamont continúan con sus investigaciones.
Lamont descubre que la Bomba está creando una situación de peligro acumulativo que va a hacer que el Sol se convierta en una Nova; Bronowski también tiene progresos en el sentido de reconocer que los mensajes dicen que la Bomba de Electrones es peligrosa; Lamont trata de advertir a otros físicos y hasta a algunos políticos, pero todos le niegan ayuda temiendo que su carrera sufra el mismo destino que el de la carrera de Lamont, así que trata de mandarles mensajes directamente a los para-hombres diciéndoles que ambos universos deben dejar de intercambiar materia, sin embargo, las traducciones de Bronowski muestran que los mensajes no provienen de las para-autoridades sino de los para-disidentes como él que están en su misma situación, no han podido convencer al autor de la Bomba (el equivalente al para-Hallam) y que también le está rogando que detenga la Bomba..., no parece haber escape...

... los propios dioses ...
Esta segunda parte de la novela se considera la mejor y más creativa de la novela. Asimov describe a los habitantes de un mundo del universo paralelo, su comportamiento y actividades sexuales.
Estos extraterrestres consisten en los "duros" y los amorfos "blandos". Los blandos tienen tres sexos con roles fijos:

  • Racionales - Llamados "izquierdos", los racionales son el sexo lógico y científico. Los racionales se identifican con pronombres masculinos y producen una forma de esperma.
  • Emocionales - Llamados "medios", las emocionales son el sexo intuitivo. Se identifican mediante pronombres femeninos y proporcionan la energía necesaria para la reproducción.
  • Parentales - Llamados "derechos", los parentales tienen y crían la descendencia. Se identifican mediante pronombres masculinos.
Los duros regulan gran parte de la sociedad de los blandos, entre otras cosas, creando familias juntando a un individuo de cada sexo en un grupo o "triada" y actuando como profesores y mentores de los racionales.
Dua
, la protagonista de esta sección del libro, sospecha que los duros son una raza moribunda debido a que no hay niños "duros"; asume que los duros tratan a los blandos como mascotas o juguetes como un reemplazo por los niños que no tienen. Esto es descartado por Odeen, el racional en la triada de Dua, quien es el que tiene más contacto con los duros, porque ha oído que los duros hablan de un nuevo duro llamado "Estwald".
Dua es una emocional fuera de lo común que exhibe comportamientos normalmente asociados con los racionales, debido a esto, se le empieza a llamar "izquierda-em". Aprende acerca de la bomba de electrones en su lado del universo (sus compañeros de la triada también son bastante inusuales acerca de su comportamiento fuera de las normas sociales). A partir de enseñanzas de Odeen, ella también llega a la conclusión del problema de la supernova que descubrió Lamont en la primera sección; indignada por el hecho de que se siguiera operando la bomba de electrones a pesar de que eso eventualmente destruiría otra civilización, intenta detener el proyecto.

Sin embargo, no puede persuadir a su propia especie de abandonar la bomba dado que no tienen otra opción mas que usarla - su propio sol así como todas las otras estrellas en su universo están muriendo y ya no pueden proporcionar la energía que necesitan para continuar reproduciéndose; su única fuente de energía es la Bomba. La desición mayoritaria es que, aunque el uso continuo de la bomba destruirá a la Tierra y su sistema solar, abandonarla implicaría su propia extinción y por tanto no podría hacerse. Mientras que Lamont ha asumido que la destrucción del sol de la Tierra sería fatal para el para-mundo, Dua descubre que ellos podrán obtener energía directamente de una fuente tan enorme sin necesitar ya la Bomba y por tanto, ellos estarían más seguros una vez que explotara el sol de la Tierra.
Las diferencias en las leyes de la física en el universo paralelo implican que los cuerpos de los extraterrestres no tengan las mismas propiedades materiales que la materia viviente en este universo. En vez de consumir material que a su vez es convertido en energía, los extraterrestres la absorven directamente de la luz del sol. Los diferentes sexos se pueden "fusionar" (los blandos más jóvenes y con cuerpos más tenues pueden fusionarse con las paredes) y unirse juntos físicamente, su análogo al sexo. Los racionales y los parentales pueden hacer esto independientemente hasta cierto grado, pero en la presencia de una emocional, podían volverse escencialmente inmateriales y su "fusión" se volvía total, los tres cuerpos convirtiéndose en uno (pero también provocando un bloqueo y pérdida de memoria total durante la "fusión"). Solamente mediante esta "fusión" total el racional puede "embarazar" al parental, con la emocional proporcionando la energía.

Impulsado por un deseo innato de procrear, Tritt, el "Parental" de la triada, le pide a Odeen que persuada a Dua para que coma y facilite la producción de su tercer hijo. Cuando esto falla, Tritt roba una batería de energía de la Bomba y la adapta para alimentar a Dua. Con engaños logra convencerla; ella lo acepta (a pesar de que sabe horrible), coincidiendo con sus últimas lecciones de física con Odeen (lo que viola las normas de género de esta sociedad - Odeen consulta a su maestro-duro acerca del problema del tercer hijo, el maestro lo alienta a continuar con las anormalidades de Dua). La triada se fusiona y con Dua llena de energía, Tritt se embaraza con su último hijo. Dua descubre la traición y escapa de su familia a las cuevas de los duros donde se oculta fusionandose con las paredes (esto es posible porque ella retiene un cuerpo tenue comiendo muy poco). Ahí empieza una campaña de guerrilla para detener la Bomba, transmitiendo los mensajes que encuentra Lamont en la primera sección.
Eventualmente, su método de ocultarse fusionándose con las paredes y la creación de mensajes en las placas de metal le causan tal pérdida de energía que pone en peligro su propia existencia. Cuando está a punto de expirar es hallada por su triada. Está a punto de desafiar su triada buscando morir de todas formas cuando finalmente le es revelado que una vez que la triada ha producido al menos otra triada de hijos para mantener una población estable, están listos para fundirse permanentemente en un solo individuo con la forma completamente madura de la especie - los duros. De hecho, temporalmente forman a este individuo cada vez que se fusionan, pero no guardan memoria de esto. La población madura oculta cuidadosamente este hecho de la población semi-madura principalmente debido a que la fusión también implica una fusión mental. Es muy importante que el Racional de la triada madure lo suficiente para entender las condiciones de su existencia antes de la fusión final en un duro maduro.

Temerosos de perder al duro formado por la triada de Dua, los duros han instruido a Odeen para darse cuenta de la realidad de las fusiones. Todos los miembros de la triada han sido excepcionales en su personalidad: Dua ha aprendido más acerca del otro universo que cualquier otro duro, Odeen ha mostrado mayor intuición y empatía que cualquier otro Racional, y Tritt ha mostrado más iniciativa y habilidad técnica al robar y configurar la batería que cualquier otro Derecho.
Odeen convence a Dua de que el duro en el que se convertirán va a tener influencia con los otros duros para detener la Bomba.

Portada de una de las ediciones en español.

... ¿luchan en vano?
Esta tercera parte se considera la más floja de las tres partes que conforman la novela, principalmente porque ya no hay misterios a descifrar ni se llegan a conclusiones sorprendentes; quizá esta falta de ritmo en la novela se debe a que las dos secciones anteriores se creó un conflicto que pone en peligro al sistema solar, aquí se llega a la conclusión y resolución de este conflicto y posiblemente la tercera parte necesitara un ritmo más trepidante, dramático o quizá el uso de elementos no-naturales a la historia o al ambiente le dieron un sentido ajeno al relato.

La historia se desarrolla en la Luna donde trabaja el brillante y cínico físico Denison, presentado brevemente en la parte 1, autor del comentario que obligó a Hallam a "inventar" la Bomba de Electrones. Denison deduce por su cuenta el peligro del uso de la Bomba de Electrones y empieza a investigar una forma de solucionar el daño. Ayudado por una guía de turistas, Selene Lingstrom, encuentra la forma de intercambiar energía con otro universo que tiene exactamente las reglas físicas contrarias a las del universo de Dua y que existe en un estado pre-BigBang (huevo cósmico o CosmEgg); el intercambio de energía con el segundo universo paralelo produce una gran ganancia energética con un costo muy pequeño o nulo (lo cual es gratamente recibido porque en la Luna no se ha podido establecer ninguna Bomba de Electrones) y equilibra los daños producidos por la Bomba de Electrones.

Selene Lingstrom secretamente es una Intuicionista (un ser humano diseñado genéticamente para tener una intuición sobrehumana). Con la entrada de energía lunar, Lingstrom y Denison empiezan a trazar un plan para mover la Luna fuera de la órbita de la Tierra.

Universos paralelos.

La tercera parte de la novela no es tan mala, pero al contrastarse con la brillante segunda parte y la competente primera parte, parece solamente un cuentito policíaco con algo de sexo y fantasías de liberación en una Luna sojuzgada por la Tierra. Esta tercera parte, además, deja la sensación de ser una historia para adolescentes cachondos porque Selene es descrita como una mujer muy hermosa y deseable, la moralidad en la Luna es bastante diferente a las normas terrestres...

Bueno, esta última parte muestra el por qué Asimov no incluye sexo en su tramas...

Duro inge y los blandos malditos.
Meshiko-Tenochtitlan, 21.05.09
-------------------------- FIN DE TRASMISIÓN --------------------------

Bookmark and Share
Print

1 Comentarios:

  1. Baldo Mero dijo...

    Coincido en que la segunda parte es la mejor. Asimov no era dado a incluir ETs en sus historias, pero eso se debe a su historia particular, no que fuera incapaz de hacerlo, como alguien ha dicho. Para más detalles, sugiero leer sus memorias...
    Pero cuando se pone a la labor crea los ET's más extraños que he visto jamás. Esos seres del universo paralelo que son más o menos gaseosos, cuyo sexo es a través de la "fusión" y con sus tres géneros, resultan increíbles.