La naranja mecánica

Por Israel Laureano

¿Y ahora qué pasa, eh?

La naranja mecánica es una novela de Anthony Burgess (1917-1993) que fue publicada en 1962.



Fue llevada al cine por Stanley Kubrick en 1971, con una película bajo el mismo título.



La historia narra la vida del adolescente Alex (Alex Delarge según la película, en la novela no se menciona su apellido), cómo se dedica solamente a vagabundear y estar con su banda de drugos (cuates, compañeros de la pandilla) y cómo, al estar con ellos solamente se les ocurre drogarse (tomar leche+, adicionada con estimulantes, lo que conocen como pitear moloco con agujas y navajas, beber leche con cuchillos) para disfrutar más con las actividades violentas y destructivas -comentario: más o menos como ocurre hoy en día-. En una de esas incursiones criminales y ultraviolentas, los militsos (los policías) lo captura y, al morir su víctima, lo encarcelan ya no en la correccional, sino en la staja (cárcel). El gobierno "progresista" desarrolla una metodología de condicionamiento pavlovianio llamada "método Ludovico" que se anuncia como una vacuna anti-ultraviolencia. Alex es escogido como uno de los primeros sujetos "reales" a los que se les aplica el método (en la película es por su insistencia, en el libro es escogido debido a su anti-sociabilidad y violencia extremas -asesina a uno de los presos). Obviamente el condicionamiento sicológico tiene muchas desventajas y Alex las empieza a experimentar en carna propia. La advertencia de que ya no va a existir su libre albedrio y su libertad ya no va a ser tan libre no significan nada para Alex, él quiere "vacunarse", salir de la staja y nunca regresar, pero las cosas ya no están tan bien cuando ya no puede hacer las cosas que le gustaban, ni defenderse, ni siquiera pensar mal o en cosas violentas.

En la película, Alex llega al "HOGAR", la casa donde les dio una paliza a los dueños además de violar a la dueña. Después de estar encarcelado y de su tratamiento Ludovico, Alex se encuentra otra vez al HOGAR y lo utiliza como refugio, el dueño lo recibe sin saber que es el drugo que violó a su esposa y causó su muerte; eventualmente el dueño lo reconoce (por la canción "singing in the rain") y en venganza le pone música de Beethoven para que tenga una reacción según su condicionamiento Ludovico y al final trate de suicidarse.
En el libro Alex y sus drugos sí cometen el asalto a HOGAR, golpean y violan y son la causa de la muerte de la mujer; Alex toma como refugio a HOGAR y el dueño lo recoge sin reconocerlo. En el libro el dueño de la casa está bien identificado: es un escritor con fuerte tendencia política anti-gubernamental, F. Alexander que en el momento del asalto está escribiendo su libro "La naranja mecánica". F. Alexander va identificando a Alex poco a poco debido a algunos comentarios e indiscreciones que dice y que lo involucran con los criminales que lo asaltaron; sin embargo, según la novela, el escritor no logra ningún tipo de venganza porque Alex ya está en manos de otros hombres miembros del partido anti-gubernamental que quieren utilizarlo como ejemplo para que todos vean lo inhumano de los resultados del método Ludovico y así evitar la reelección del partido en el poder, por eso lo encierran y ponen música que provoca la reacción condicionada de Alex y éste trata de suicidarse (por cierto, en el libro Alex es aficionado a toda la música clásica, no sólo Ludwing Van Beethoven, la obra que ponen a todo volumen es la Tercera Sinfonía del músico danés Otto Skadelig, compositor ficticio que inventó Burgess para el relato).

El hecho de que Alex haya caido en las garras de los miembros del partido anti-gubernamental -según el libro- es algo muy importante en el relato porque muestra que Alex es incapaz de defenderse no sólo físicamente, sino ante las circunstancias y ante un destino que no quiere.

La jerga Nadsat.
Anthony Burgess tuvo el acierto de crear una forma de hablar, un caló basado en el habla coloquial de los jóvenes rusos mezclado con la jerga cockney de los barrios bajos londinenses y es usada con inteligencia y mesura, dándonos la sensación que los nadsat (adolescentes), los malchicos (chavos) son ellos, tan alejados de la madurez e integración social y tan cerca de la libertad y la despreocupación que sólo podemos decir lo mismo que el grupo Pink Floyd: "nosotros y ellos". En las más recientes ediciones de la editorial Minotauro se incluye un glosario Nadsat - Español que facilita mucho el entender toda la golosa que goroba el buen drugo Alex, aunque Burgess planeó la novela como "un curso de ruso cuidadosamente programado".
El controvertido y polémico capítulo 21.
La novela, tal y como la escribió originalmente Burgess, consta de tres partes con siete capítulos cada parte, un total de 21 capítulos y así se publicó en Inglaterra y gran parte del mundo. Cuando la novela se iba a publicar en Estados Unidos, el editor pensó que era buena idea que la novela terminara en el capítulo 20 y así, sin más le mochó el capítulo 21, asi que la versión estadounidense está mochada e incompleta y lo peor es que esta es la versión que uso Stanley Kubrick para su película "Naranja Mecánica".

En algunos círculos literarios esto se considera buena idea porque en el capítulo 21 se nos muestra a un Alex redimido, que ya se quiere portar bien.
Sin embargo, el propio Anthony Burgess escribió una introducción a su novela donde explica un poco más su punto de vista, su novela se apoya mucho en las dimensiones morales del ser humano, de sus elecciones y su madurez, no es simplemente una caricatura binaria que elige hacer el bien o hacer el mal, es un ser que hace lo que está a su alcance y que elige moralmente según su entendimiento, madurez e inteligencia, según su perspectiva y visión del futuro.
Es importante señalar que la novela indica muy claramente que cuando Alex hace sus fechorías, lo atrapan y lo meten a la staja, tiene 15 años (cuando el actor Malcolm McDowell interpretó al Alex de la "Naranja Mecánica" de Kubrick, tendría aproximadamente 28 años); a los 15 años, ¿qué perspectiva moral se puede tener? A esa edad ni siquiera se piensa en el futuro, ni en las consecuencias de lo que uno hace ni en nada. Al final de la novela, Alex ya tiene 18 años, ya ha estado en la cárcel, ha pasado el trago amargo del tratamiento Ludovico, ha estado hospitalizado debido a las mañas y jugarretas políticas que lo utilizaron como peón (creo que esas experiencias son suficientes para madurar bastante rápido), y encuentra las actividades de drogarse, hacer algo de ultraviolencia, etc., ya un poco inmaduras, aburridas y tontas porque no tienen objetivo, no llevan a algún lugar. Encontrarse a su compañero Pete (ya de 20 años) ex-drugo en sus aventuras ilícitas, casado, hablando normalmente sin el slang nadsat, hablando de trabajo y convivencia de pareja, lo hace reflexionar mucho acerca de enfocarse a actividades ya más "adultas", ya no pasarsela tonteando y vagando toda la naito. No es que se vuelva "bueno" como en las telenovelas, es que empieza a descubrir un panorama moral más amplio.
Toda la estructura de la novela está basada en estas reflexiones y desembocan forzosamente en la conclusión del capítulo 21. Burgess tenía razón: la "Naranja Mecánica" de Kubrick es muy buena película, pero es tan sólo una fábula, la verdadera novela es lo que hizo Burgess de forma íntegra (sin las mochadas gringas).



Brato inge y los drugos malditos.
Meshiko-Tenochtitlan 6.8.9
------------------ FIN DE TRASMISIÓN -----------------------------

Bookmark and Share
Print

4 Comentarios:

  1. [Viajero] Milan Banjanin dijo...

    Estupendo comentario. No tuve la oportunidad de leer el libro, pero la película la he visto un sinnumero de veces. Gracias por las comparaciones libro-película

    Saludos Mecanizados

  2. X dijo...

    Viajero Milán, según te fuiste diciendo, tenias aversión a Godmakers y no vlverías por aqui. Qué te ha hecho cambiar de opinión?

  3. VicR dijo...

    Lo que más me llamó la atención fue que a Anthony Burgess se le metieron unos asaltantes en la casa, le dieron una paliza y violaron a la esposa... y él terminó escribiendo "La naranja mecánica"
    ¿O es mito para vender la novela?

  4. Israel Laureano Lazcano dijo...

    ¿Y los Rolling Stones también?
    Recién me enteré que en 1968 los Rolling Stones querían comprar los derechos de la novela para hacerla película y protagonizarla ellos. La versión oficial dice que el manager de lo Stones en ese tiempo no supo manejar el regateo de precios y se le fue viva la paloma. Me he encontrado algunos rumores d que Burgess (el autor) es el que se negó determinantemente, que no les vendieron los derechos porque ya los Stones habían hecho un par de películas bastante infames.
    Lo único cierto es que ellos quisieron filmarla pero Kubrik les comió el mandado (por suerte, la película de Kubrik es muy buena).
    @VicR: lo de la paliza a Burgess fue real, aunque no fueron asaltantes sino soldados de Estados Unidos (el hecho ocurrió en 1944. El verdadero hecho que hizo que Burgess escribiera la "Naranja Mecánica" fue que le diagnósticaron cáncer cerebral y le pronosticaron un par de años de vida. El cáncer fue cierto,pero el pronóstico no. Puedes consultar todo este chisme en mi otro sitio web: http://inge-y-los-malditos.info/NaranjaMecanica.html