Mi vecino Totoro de Hayao Miyazaki

Por Chacal

FICHA TÉCNICA

Título: Mi vecino Totoro
Título original: Tonari no Totoro
Dirección: Hayao Miyazaki
País: Japón
Año: 1988
Fecha de estreno: 30/10/2009
Duración: 86 min.
Género: Familiar, Animación, Aventuras, Fantástico
Reparto: Noriko Hidaka, Chika Sakamoto, Shigesato Itoi, Sumi Shimamoto, Tanie Kitabayashi, Hitoshi Takagi, Yûko Maruyama, Machiko Washio, Reiko Suzuki, Masashi Hirose
Distribuidora: Aurum
Productora: Studio Ghibli, Tokuma Japan Communications Co. Ltd.

SINOPSIS

Satsuki y Mei son dos niñas que se trasladan al bosque con su padre cuando su madre enferma gravemente y debe ser ingresada en un hospital. En el bosque, las dos hermanas descubren a unos espíritus que solamente se hacen visibles a las personas que tienen el corazón puro. Un día, Mei decide ir por su cuenta al hospital y se pierde. Entonces Satsuki pedirá ayuda a Totoro, el rey del bosque.

CRÍTICA

He de reconocer que a mi me gustaba Hayao Miyazaki antes incluso de saber quien era, y es que entre lo más destacable de mi infancia está sin duda la clásica serie de animación que hizo sobre Sherlock Holmes, y que sirvió también para que me aficionara al famoso detective. Posteriormente lo redescubrí con El viaje de Chihiro, film desde mi punto de vista excepcional que combina a la perfección las artes gráficas de su creador con los mundos de fantasia por donde transcurre la historia. Y es que son esos fantásticos lugares por donde mejor se mueve Miyazaki, cosa que me demostró también en la reciente Ponyo en el acantilado, que pese a todo tengo que reconocer que para mi gusto pecó un poco de infantil.

Porque hay que tener clara una cosa, y es que el autor hace películas de animación dirigidas a los niños pero en un estilo clásico (de ahí que lo hayan comparado con Walt Disney). Es por eso que Miyazaki tiene muchos seguidores entre gente de mi generación que se criaron con las clásicas series de Heidi y Marco, ya que sus películas suelen ser "blancas" y aptas para todos los públicos, defendiendo siempre la vida tradicional y las costumbres ancestrales sobre el urbanismo y los ambientes cosmopolitas. Entre su filmografía el mayor clásico es Mi vecino Totoro, que 21 años después de su estreno por fin llega a las salas de cine españolas, avalada por infinidad de críticas previas que la citan como OBRA MAESTRA incuestionable.

No seré yo quien le quite sus méritos al film, que intenté ver en todo momento con la mentalidad de un chaval de 14 años (la edad que tenía en el momento de su estreno) pero a diferencia de la antes citada El viaje de Chihiro, aquí le noto un tono más infantil que la emparentaría más con Ponyo. Nuevamente las altas expectativas me juegan una mala pasada pero... ¿es por ello decepcionante? NO, jamás diría eso, pero hay que saber verla porque su estilo de film totalmente apto para todas las edades puede sonar en la actualidad como desfasado, carca o anticuado (en casi cualquier film supuestamente infantil de la actualidad hay cabida para incorrecciones de todo tipo, valga de ejemplo la saga Shrek).

Además la historia de las niñas protagonistas está muy bien explicada, pero yo conecté más con el fantástico mundo de Totoro (me sorprendió el Gatobús) que es el que menos está en pantalla (cuando los personajes se ponen a hacer tareas cotidianas sin especial trascendencia la historia lo que pretende es familiarizarnos con ellos pero la falta de sucesos destacables le resta cierto brío al ritmo del argumento, que afortunadamente queda compensado por el maravilloso ambiente gráfico del film, toda una delicia para la vista). Por el contrario el fantástico mundo de Totoro, claro ejemplo de lo que sería el espíritu de la naturaleza, es sencillamente MAGNÍFICO en cada una de sus apariciones, hasta el punto de que estas saben a poco (antológica la que transcurre bajo la lluvia).

Sin duda alguna que estamos hablando de una muy buena película (excepcional no la veo, aunque no le falta mucho) pero me pregunto hasta que punto puede conectar con los niños de hoy en día, mucho más espabilados de lo que eramos nosotros a su misma edad. Aún así para conocer los orígenes de su autor Mi vecino Totoro es una excelente oportunidad que recomendaría a todos los aficionados al buen cine de animación (y que tengan un espíritu infantil dentro de ellos).

LO MEJOR: Todo lo que rodea al personaje de Totoro, ya que la vertiente fantástica del film funciona a la perfección. Y lógicamente todas y cada una de las imágenes que Miyazaki recrea ante nuestros ojos, una maravilla visual.

LO PEOR: Nada inherente al film (no voy a criticar que la considere infantil cuando va dirigida a los niños) pero... ¿a los chavales de hoy en día les gustará?

Bookmark and Share
Print