Mozart en la Habana

Por Nu




Tres premios obtuvo en la presente edición del Cubadisco el conjunto DVD Mozart en La Habana, que reúne por primera vez todas las sonatas para piano y las fantasías del genio de Salzburgo en ese formato, interpretadas por músicos cubanos de distintas promociones.

De las cinco nominaciones en la competencia más grande del disco en el país, la compilación de 26 piezas se alzó con un Gran Premio, el premio a DVD Espectáculo y el de Solista Concertante para Ulises Hernández. Un recorrido por los tres discos del paquete permite al espectador trasladarse a la salas de concierto del Teatro Auditórium Amadeo Roldán y la Basílica Menor del Convento San Francisco de Asís, donde puede disfrutar de las interpretaciones en vivo, en constante diálogo con imágenes de La Habana colonial. Este empaste de imágenes contrastantes –el mundo íntimo del teatro y los espacios abiertos de la ciudad-, refuerzan el propósito de trasmitir una interpretación original de la obra de Mozart desde la Cuba distante geográfica y temporalmente de la Austria del siglo XVIII, pero cercana en la pasión por la música. Las estampas habaneras son un homenaje también a la obra de restauración y conservación desarrollada en la ciudad por el historiador Eusebio Leal, sin la cual, según señala Ulises Hernández, no hubiese sido posible ofrecer “una Habana tan bella”.



A la convocatoria del maestro Hernández, quien fuera además de intérprete, director y productor de la compilación, respondieron otros once artistas consagrados como Elvira Santiago y tan noveles como Leonardo Gell y Fidel Leal, jóvenes que ya están siendo programados en las salas de conciertos del país. Viene a confirmarse también aquí el otro objetivo primordial de la contribución cubana al rescate de los clásicos de la música: el mostrar la originalidad y matices que pueden imprimirles intérpretes de diferentes generaciones a estas obras del brillante compositor austriaco.

Como pequeños recitales para solistas está dispuesta la estructura del conjunto DVD, en el cual 19 sonatas son interpretadas individualmente; seis, a cuatro manos; y una, para dos pianos, esta última ejecutada por Marita Rodríguez y María Victoria del Collado. Las nueve horas de música, que serían casi imposibles de apreciar durante un solo concierto, se ofrecen amenas por la calidad de las interpretaciones y la bondad del formato, en que el tiempo puede interrumpirse y retomarse a conveniencia en el mismo lugar, sin perder de vista el aporte de la mezcla entre música e imágenes ―con excelente tratamiento fotográfico y de edición―, que estuvo bajo el cuidado del realizador René Arencibia. La arquitectura de la compilación estuvo a cargo de Abel Machado, quien ya había sido premiado junto a Ulises Hernández en el Cubadisco 2007, con una selección del compositor Heitor Villa-Lobos.

Esta producción de la casa discográfica Colibrí nació el 27 de enero de 2006, en concierto en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, en coincidencia con el inicio de las celebraciones en el mundo por el aniversario 250 del natalicio de Mozart. El proceso de grabación de la serie de recitales se terminó en noviembre de 2007.


Bookmark and Share
Print

2 Comentarios:

  1. X dijo...

    Que envidia, escucharlos en la Habana

  2. Nu dijo...

    Venga por acá :-)