Número 9

Por Chacal

FICHA TÉCNICA

Título: Número 9
Título original: 9
Dirección: Shane Acker
País: Canadá, Luxemburgo
Año: 2009
Fecha de estreno: 01/01/2010
Duración: 76 min.
Género: Animación, Aventuras, Ciencia ficción, Fantástico
Reparto: Elijah Wood, John C. Reilly, Jennifer Connelly, Crispin Glover, Martin Landau, Christopher Plummer, Fred Tatasciore, Helen Wilson
Guión: Pamela Pettler
Distribuidora: Universal International Pictures
Productora: Focus Features, Starz Animation

SINOPSIS

Nos encontramos en un mundo paralelo donde la humanidad no tiene cabida. Un grupo de muñecos de trapo vive en esta dimensión post apocalíptica y serán los encargados de restaurar el mundo tal y como era. 9 (Elijah Wood) es el responsable de la misión; 1 (Christopher Plummer) es un veterano de guerra; 2 (Martin Landau) es un anciano inventor; 5 (John C. Reilly) es un talentoso mecánico; 6 (Crispin Glover) es un artista visionario y 7 (Jennifer Connelly), un valiente guerrero.

En su misión encontrarán multitud de criaturas, las cuales podrían ser las responsables de la desaparición y destrucción de la humanidad.

CRÍTICA

La mayor curiosidad de esta película era la gracia de que titulándose 9 se hubiese estrenado como lo hizo en la cartelera americana, el 9 de septiembre del 2009 (o sea 9/9/09) en un giro parecido al que hace unos años tuvimos con el innecesario remake de La profecía, estrenado el 6/6/06 (por aquello de que 666 es el número de La Bestia, el número del Anticristo). Esto no se ha producido, ya que la película de Shane Acker no llegará a España hasta el 1 de enero del 2010 (casi cuatro meses después de su entrada en las salas de cine americanas).

Otro de los detalles llamativos de 9 antes de su estreno era su estética claramente postapocalíptica y con pocas (por no decir ninguna) concesiones al cine más infantil. ¿Podría darse el caso de que fuera el film de animación del año, y una clara apuesta por el espectador adulto? La respuesta a esta pregunta sería probablemente tan ambigua como en si es la película, lo cual la lleva a un notable apartado visual que se complementa con un unicamente correcto guión.

El problema puede ser que venga por el hecho de que Número 9 no deja de ser la versión ampliada del cortometraje del mismo título por el que su director Shane Acker fue nominado al Oscar al mejor corto de animación en 2005. Y claro, de algo tienes que llenar el argumento para ampliar a más de una hora (76 minutos para ser exactos) lo que en origen eran poco menos de 10 (y no siempre funciona lo de hacer largo un corto). Recientemente hemos tenido el ejemplo de District 9 que también fue en origen un cortometraje para convertirse luego en largo, conservando en esencia los valores de la idea original, algo que también se puede decir de este 9 (o Número 9 que es el título que tendrá en España). Pero, ¿por qué no acaba de ser la gran película que algunos esperábamos? Probablemente porque una vez más las expectativas previas hacen mucho daño antes del visionado final de un film.

Que los productores de esta película sean Tim Burton y Timur Bekmambetov (este último director de Wanted entre otras) y la estética visual que le ví yo al film en las imágenes y trailers previos me hicieron esperar algo A LO GRANDE, o sea, un nuevo clásico como fue Pesadilla antes de Navidad o (incluso en menor medida) La Novia Cadáver (en el primer caso sobretodo porque aunque el film viniera firmado por Henry Selick, sin duda alguna era la particular visión de Tim Burton la que desprendían todos y cada uno de sus fotogramas). Sin por ello desmerecer el resultado final de Número 9, eso no ha ocurrido en este caso, ya que en los ejemplos previos se aunaban una animación portentosa y un guión realmente consistente mientras que aquí es sólo el apartado visual el que resalta, ya que el argumental resulta bastante simple y tampoco tan adulto como uno podía esperar.

El ritmo del film no da pie al aburrimiento, ya que tiene bastantes escenas de acción todas bien orquestadas, pero el problema puede venir cuando la misma se detiene y los personajes tienen que transmitir algo al espectador, cosa que logran pero muy por los pelos (apenas nos los esbozan con dos o tres características definitorias, siendo por lo demás muy difícil discernir cual es cual si no fuera por el número que les da nombre) Asimismo no se consigue congeniar con su causa desde el mismo momento en que los problemas que tendrán a lo largo del argumento los provoca un desliz de uno de ellos (¡¿para que toca las cosas si no entiende?!), pero de por si ninguno de los personajes (ni tan siquiera el protagonista) consigue simpatizar con el público hasta el punto de que nos importe o nos deje de importar lo que les ocurre, lo cual provoca cierta indiferencia ante las diversas muertes que se suceden por su historia (quizás lo más sorprendente del argumento, ya que no muchas películas suelen hablar de la muerte teniendo en cuenta que su público potencial pueden ser niños).

Por eso mismo que, en resumidas cuentas, Número 9 resulta un film de animación realmente notable en su apartado visual, que se aleja de los ambientes bucólicos típicos de estas películas más o menos infantiles para acercarnos a lugares más sórdidos y oscuros. Pero lamentablemente eso no se ve correspondido con un guión a la misma altura, ya que si bien no aburre no consigue empatizar con el espectador como lo han hecho otras obras también de animación y también arriesgadas como fueron Pesadilla antes de Navidad o (dentro de la vertiente postapocalíptica) Wall-E.

LO MEJOR: Visualmente es toda una delicia. Y su historia tiene algún que otro apunte interesante como el origen de la guerra entre hombres y máquinas pero ambientada en un mundo ¿pasado? lo cual puede recordar a una mezcla entre Terminator y Sky Captain y el mundo del mañana. Lástima que por esa vertiente no se expliquen más detalles.

LO PEOR: El guión no está a la altura de sus imágenes, ya que ninguno de los muñecos protagonistas consigue la empatia del espectador, algo imprescindible en el cine de animación si se pretende que el resultado final permanezca imborrable en la mente del que lo vea.

Bookmark and Share
Print